Road trip por Menorca

En la lista de las islas mediterráneas más bellas no puede faltar la pequeña isla de Menorca, que ha conseguido mantener su encanto y autenticidad a pesar de la afluencia turística. Es la segunda isla más grande del archipiélago balear después de Mallorca. Este santuario cuenta con el cóctel perfecto de sol, mar, naturaleza y paz, además de una producción artesanal de ginebra desde el siglo XVIII. Es un destino, accesible por ferry o por avión, ideal para vacaciones en familia, en pareja o con amigos. Haga uso del comparador de última generación de Auto Europe para encontrar la oferta de alquiler de coches en Menorca, que mejor se adapte a sus necesidades y presupuesto. Auto Europe cuenta con más de 60 años de experiencia en la industria de alquiler de coches y gracias a su sólida cooperación con proveedores de gran prestigio nacional e internacional, puede ofrecer los precios más competitivos del mercado, ya sean turismos, vehículos de lujo o autocaravanas. En temporada alta y durante las vacaciones de Semana Santa es muy recomendable reservar con mucha antelación, ya que los coches disponibles se agotan rápidamente.

Debido a su situación estratégica en el Mediterráneo, Menorca cuenta con una larga historia. Por ella han pasado muchas civilizaciones: los griegos, romanos, cartagineses, vándalos, árabes y británicos. Para conocer su legado histórico, visite el Museo de Mahón. En Mahón, la capital, no olvide pasear por el que es considerado uno de los mejores puertos naturales del mundo, y visitar su encantador casco antiguo. La segunda ciudad más importante de la isla en Ciudadela. El castillo de San Nicolás y sus edificios históricos conceden a la ciudad un aire señorial, aunque no deje de disfrutar de la suculenta gastronomía en sus animadas terrazas.  Menorca cuenta con restos prehistóricos de la civilización Talayótica, "Naveta d'Es Tudons", cerca de Ciudadela o en Talatí de Dalt, a las afueras de Mahón.

Con su coche de alquiler podrá aprovechar al máximo la riqueza de las calas y playas de Menorca. En la costa norte, el litoral en sinuoso y rocoso. Aquí se esconden las playas y calas más vírgenes y salvajes. Alguna de las playas más emblemáticas son la playa Cavalleria y la cala Pregona. La costa sur está más protegida de las inclemencias temporales y cuenta con playas y calas de arena blanca, aguas turquesas y tranquilas, como Son Saura y Son Bou, Cala 'n Turqueta o Cala Macarelleta y Cala Mitijana, entre otras. Desde cala Galdana, al sur, llegará a Binibeca, un encantador pueblo de pescadores que merece la pena visitar. De camino, haga una parada y disfrute de un cóctel en el pintoresco bar Cova d'en Xoroi, excavado en un escarpado acantilado. Si quiere deleitarse con un delicioso almuerzo marinero, el pueblo pesquero de Fornells es famoso por su sopa de langosta llamada "caldereta de langosta", un manjar autóctono. También se pueden alquilar lanchas a motor o veleros para hacer excursiones por el mar, donde se puede ver la isla desde una nueva perspectiva y llegar a calas aún más salvajes.

Es importante destacar la singularidad y riqueza de la flora y fauna de la isla. La UNESCO reconoció a Menorca como "reserva de la biosfera" en 1993. S'Albufera des Grau, una zona húmeda con cinco islotes que se extiende hasta la Isla d'en Colom y el Cabo de Faváritx, es la reserva más relevante de la isla. Llama la atención su abundancia en plantas, como el tamarindo, y en aves acuáticas y rapaces. Otra zona a destacar es la "Reserva Marina del Norte", que se extiende desde la bahía de Fornells hasta el cabo Gros, donde incluso se pueden ver meros y langostas entre Cala Barril y Puntal del Mar. También son frecuentes los avistamientos de cormoranes, un tipo de aves adaptadas al buceo. Monte Toro es el lugar más alto de Menorca e ideal para apreciar el contorno de la isla y obtener unas fantásticas vistas panorámicas. Si no le apetece caminar, podrá llegar a la cima en coche y visitar el santuario de la "Verge del Toro".

Como se ha mencionado anteriormente, la ginebra se produce en Menorca desde el siglo XVIII, por influencia inglesa; y a mediados del siglo XX era ya una tradición profundamente arraigada. La histórica destilería Xoriguer, establecida en 1700 en el molino de la familia Pons, se encuentra en el puerto de Mahón y es posible visitar sus instalaciones. En el interior hay una tienda donde se puede degustar y adquirir gratuitamente los distintos productos. También tiene la posibilidad de acceder a una bodega, donde verá la maquinaria de elaboración a través de las ventanas acristaladas.  El cultivo de la vid, que se remonta a finales del siglo XIV, no es fácil, ya que a menudo sopla el viento del norte. Durante su estancia, los británicos volvieron a dar un fuerte impulso a la producción de vino, que, tras un auge en el siglo XIX, se detuvo lentamente. Sin embargo, recientemente se ha producido un resurgimiento, especialmente de los vinos tintos, como el Merlot y el Cabernet Sauvignon, y de los blancos, como el Malvasía y el Chardonnay. Justo en el centro de la isla se encuentra la bodega Hort de Sant Patrici, que cuenta con un hotel, un restaurante y una tienda-museo, donde se pueden degustar no solo los vinos y quesos propios de la isla, sino también otras delicias isleñas. Otra manera de degustar los productos y platos típicos es recorrer los pintorescos y encantadores mercados de Mahón. Si es goloso, no deje de probar los pasteles de almendra amarga, conocidos como los “amargos” y la ensaimada.

Menorca es una un santuario, llena de sorpresas, para recargar la energía y alimentar el espíritu.  Llévese de recuerdo alguno de sus productos artesanos, como unas sandalias de cuero, sobrasada, queso de Mahón o una botella de ginebra. La isla le cautivará. ¡Dese prisa y reserve su billete!

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. maggiori informazioni

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi